martes, 13 de diciembre de 2011

SENTIDO ESPIRITUAL DE LA ARTESANIA

Por simple o compleja que parezca una artesanía, es un error apreciarla por su sencillez al  compararla con otra más atractiva por su acabado estético. Aparte del interés artístico por determinada pieza, lo que cuenta es la identidad. La artesanía debe considerarse un reflejo de nuestras costumbres y tradiciones. Por eso hay que trabajarla con apego a lo auténtico y lo original. Cada pieza deberá ser portadora de mensajes de espiritualidad, captados por artesanos genuinos inspirados en la esencia con etnias primitivas, fiel a nuestras costumbres y tradiciones, como expresión genuina de la cultura taina, Todo como fiel respeto a la memoria de nuestros antepasados. Cada pieza debe estar cuidadosamente procesada a mano. en una labor que la hará única e irrepetible. Cortada, decorada y pigmentada a mano, para que una no sea igual a otra. Se deberá evitar la alteración de materiales, salvo los tratamientos que buscan la originalidad a través de la creatividad. Es importante la selección de materia prima con un riguroso sentido sostenible en la preservación ambiental y la no utilización de manos de obra infantil o de explotación. Nunca tratar de hacer piezas impecables, al menos que nos motive el fino sentido de un acabado excelente por su propiedad. Pero jamás  sacrificar en aras de la belleza aquellos elementos y detalles propios de materiales rústicos y de procedencia natural, cuyas imperfecciones pudieran ser utilizadas como parte del diseño, haciendo de cada detalle un elemento innovador. En este proceso hay que ser cauto al utilizar ingredientes contaminantes. Manejar los insumos bajo un riguroso control que no afecte la calidad circundante, por lo que siempre es preferible trabajar con materiales de factura natural.